¿Qué haces en tu tiempo libre?… ¡me choca esa pregunta! Es como si en automático me dijeran que todo el tiempo que estoy en la oficina, no tengo libertad alguna. ¡Pues no! Yo soy libre todo el tiempo. Soy libre de decidir en qué trabajo quiero estar, a dónde quiero viajar, si quiero dormir o quiero leer… o quiero hacer nada.

¿Por qué torturarnos pensando el poco “tiempo libre” que tenemos? ¿En verdad es el enfoque que queremos darle a nuestra vida? Sin duda, no siempre es fácil, y tomar decisiones cuando ya no estamos felices en algún lado, ciertamente tendrá consecuencias, algunas buenas y otras no tanto, pero siempre que tengamos la opción de decidir, todo estará bien.

Trabajo porque me gusta, porque me da propósito y lo disfruto. Me gusta tener éxitos, aprender de mis errores para hacerlo mejor la siguiente ocasión, conocer nuevas personas, aprender de quienes me rodean, aportar para algo… Y también me apasiona planear un viaje, o un fin en familia, un encuentro con mis amigas… todo eso que hace mi vida lo que es… que la enriquece.

No dejen que una percepción, una imagen mental, les impida ver todo lo que tienen. Siempre habrá opciones, y tienes la libertad de poder decidir. Eres libre, tu tiempo es libre, porque sólo tú construyes lo que quieres; habrá contexto, circunstancias, retos, problemas… siempre, pero, ¿cuántas veces los has superado ya? ¡Venga!, lo que no puedes perder son las ganas de vivir.

Nota: no piensen que de repente encarné en un espíritu maligno como Miguel Ángel Cornejo o alguno de esos seres enchinchosamente motivacionales. ¡Shu, shu!… no es el punto. El tema es, please no se claven en lo que no les gusta de su vida, no sientan que están encerrados sin tiempo libre porque no es así.