Posts Tagged“trabajo”

¿Qué haces en tu tiempo libre?… ¡me choca esa pregunta! Es como si en automático me dijeran que todo el tiempo que estoy en la oficina, no tengo libertad alguna. ¡Pues no! Yo soy libre todo el tiempo. Soy libre de decidir en qué trabajo quiero estar, a dónde quiero viajar, si quiero dormir o quiero leer… o quiero hacer nada. ¿Por qué torturarnos pensando el poco “tiempo libre” que tenemos? ¿En verdad es el enfoque que queremos darle a nuestra vida? Sin duda, no siempre es fácil, y tomar decisiones cuando ya no estamos felices en algún lado, ciertamente…

No lo creo. Organigrama no tiene por qué matar nada, al contrario. Siempre que escucho frases como ésta me siento molesta. Y no es que tenga conflicto con la autoridad, tengo conflicto con la autoridad mal entendida. Ya deberíamos haber rebasado la cultura de resignarse y decir que sí al jefe sin cuestionar, sin plantear ideas, sin proponer. Las líneas jerárquicas verticales en organizaciones de alto rendimiento y que buscan ser competitivas y creativas en un contexto cada vez más complejo, están y deben estar en desuso. No señores, no… nos deben pagar por crear, por cuestionar, por indagar, por…

Ser mamá y trabajar… todo un tema. El balance en esta ecuación es un tema tan platicado, tan abordado y, sin embargo, aún tan poco resuelto en la práctica de millones de mujeres. Ya sea en pláticas entre amigas o en artículos en los medios y en la web, se encuentran múltiples artículos y tips sobre el asunto: el balance de vida, perderse momentos en la vida de tus hijos, detener tu crecimiento profesional, la culpabilidad, entre muchos otros temas. Y lo cierto es que no hay una receta, o una fórmula, o un listado único que se pueda aplicar, pues lo que puede…

Sí, sí, sí. Tener un nuevo trabajo puede ser maravilloso: el reto, la oportunidad, nuevas personas, aprendizajes, mejor salario, la sensación de logro de que tú fuiste la o el elegido entre muchos candidatos. ¡Ah, qué fregón!, I did it!… pero (ni modo, no les voy a andar con puras morondongas de felicidad porque siempre hay un lado B.. aquí las netas, diría mi abuelita) ¡qué cansado es! Ya pasada la adrenalina de la emoción, la euforia del logro y la entrada triunfal viendo todo con corazoncitos, la verdad es que es un momento que demanda muchísima energía. ¿Qué pasa?: Nadie te conoce…

Sin duda, cada experiencia te marca de maneras muy distintas y va moldeando quién eres y cómo trazas tu camino por esta vida. Y en esos pasos indecisos o contundentes, puedes llegar a conocer a personas que hacen magia en ti. Pues bien, yo les puedo decir que yo me enamoré en 5 meses. Un cambio de trabajo, entrar como niña nueva a la escuela y, cual hechizo de Harry Potter, ya estaba viendo con ojos de corazoncito al equipo con el que trabajé. Y, aunque en esta vorágine de mi vida resulta que no seguí en el mismo trabajo, sí…