Hay paisajes que son casi imposibles de describir. Hay tantos colores, un aire tan puro y texturas tan únicas que tienes que contener el aliento por un momento para agradecer a la naturaleza que te permita estar ahí… así es Bacalar, y así es Mahahual. Aún es un pueblo pequeño, pero Bacalar tiene todo lo necesario para vivir una gran experiencia sólo, en pareja, con familia o con amigos. Aquí es el “nacimiento de los cielos”, como bien la describe su nombre. Nosotros nos hospedamos en un hotel-boutique llamado Oasis, y la verdad es que nos funcionó muy bien. Tiene…