Si tuviera que plasmar en un currículum vitae mi experiencia como madre, yo creo que escribiría algo así: Tengo 7 años de experiencia como madre de una pequeña que parece gremlin (la mayoría de las veces dulce y tierna, pero como los gremlins, en condiciones inadecuadas, se puede transformar en un ser muy poco agradable). Durante este tiempo he desarrollado importantes habilidades como: dar abrazos reconfortantes; besos que llevan el alma entera; desarrollo de mensajes clave para cualquier batería de preguntas -incluso las más complejas como “¿por qué son pobres, mamá?”-; negociación en situaciones de conflicto y fácil adaptación a…