Nosotros, los otros. Es un título perfecto para hablar de la discriminación en su total crudeza. El periodista Víctor Ronquillo comparte historias de dolor, de humillación, de maltrato, de indiferencia.

Millones de mexicanos experimentan o hemos experimentado discriminación en algún momento de la vida, sin embargo, hay muchos que son aún más vunerables y, para ellos, se ha vuelto una constante: ancianos, niños, migrantes, mujeres, homosexuales. Ronquillo busca levantar la voz para recordarnos lo lastimosa que puede ser nuestra indiferencia.

Es un libro sencillo y con poco cuidado editorial pues tiene muchos errores en la redacción, pero aún así, vale la pena leerlo sólo por el hecho de abrirnos los ojos y la mente para recordar que todos podemos hacer alto para no olvidar y dar la espalda a todas estas personas que parecen invisibles para la sociedad.

“En un país como el nuestro, donde priva la injusticia, un país en estado de emergencia, la discriminación es un histórico y extendido mal, que procede lo mismo de la pobreza y el atraso social que del atavismo cultural.”

“El acto discriminatorio marca a las personas, les deja una profunda huella. Quien es discriminado reproduce el triste patrón de excluir a los otros, lo que erosiona la convivencia social. Las personas discriminadas ven su autoestima deteriorada, dejan de reconocer sus cualidades y asumen una posición de víctima”.

Referencia: Ronquillo, Víctor. “Nosotros, los otros. Las distintas caras de la discriminación”. Ediciones B, Primera edición, octubre 2011.