Es un hecho, mi estado de ánimo se refleja directamente en lo que veo en Netflix. Justo hace unos días me puse a pensar en esto cuando leía un post de mi querida mommy blogger Irene, en Daily Mater. ¿Cómo es esto? Pues aquí les va, tal vez a ustedes les funcionen como a mí:

  • Los días de felicidad absoluta. En estas ocasiones me dan muchas ganas de cenar delicioso en familia y de ver algo que nos emocione y de lo que podamos platicar mientras lo vemos: Chef’s Table; Soy Luna (ya sé, no me critiquen, con una pre puberta en casa, pues era de esperarse, ¿no?), o alguna película familiar.
  • Los días de estrés o de querer escupirle un ojo a alguien. Aquí de plano necesito reírme y poner mi mente en pausa de la revolución de pendientes o de pensamientos que me provoquen ansiedad, prisa o desesperación; así que, no hay nada como las series que más me hacen reír: “Modern Family”, “Brooklyn nine-nine”, “How I met your mother” (¡que ya van a descatalogar, así que hurry!).
  • Los días reflexivos o cualquier día de la vida. Aquí quiero ponerme en modo crítico, analítico y de aprender cosas para la vida profesional o ponerme en el rol del personaje: “House of  Cards”, soy absolutamente fan; “Designated Survivor” (estrena capítulo final la siguiente semana!); “The Crown”; “Merlí”, la estoy empezando y me encanta; “13 reasons why?” (la polémica se puso muy buena!!).
  • Los días tristes. Aquí es cuando entro en el modo: “no inventes, tú estás muy bien a comparación de muchas otras personas, así que mejor piensa cómo puedes ayudar a alguien más y deja de lamentarte”. Y entonces, por supuesto, busco documentales o películas basadas en hechos reales: “What happened, Miss Simone?”;  “Winter on fire: Ukraine’s Fight for Freedom” o “Making a murderer”, “Amy Winehouse”… son grandes opciones. Gracias Netflix por esas producciones!!

En fin, muchas opciones de acuerdo al ánimo y al gusto de cada quién. Ustedes seguramente tienen sus listas de Netflix. ¿Cuáles son las favoritas para cada estado de ánimo?