Mi gremlin está en una escuela activa, y algo que ha aprendido muy bien en poco más de 3 meses es a expresar su punto de vista, especialmente cuando hay que llamar la atención por algo en lo que no está de acuerdo. ¡Y en verdad que es enfática!

Y aunque siento que mi casa parece sesión de la Cámara de Diputados, y eso no tiene ningún referente positivo en la actualidad de mi hermoso país, el espíritu y el significado que esta palabra tiene, sí que me gusta: ¡Moción, mamá, moción!. Soy la más feliz de escucharla contra argumentarme, cuestionarme sin el afán de ser confrontativa, sino por curiosidad. Eso es lo que quiero fomentar en ella, y eso quiere decir que tengo que estar preparada para responder…¡auch, qué susto!… pues a prepararse.

Estuve leyendo sobre cómo enseñar a nuestros hijos a ser asertivos, y aquí les van unos tips de la página Edúkame para cuando los mocionen:

  • Permítete expresar tus sentimientos, cuanto menos los reprimas y más te familiarices con ellos, más fácil te resultara reconocerlos y gestionarlos. Si tú te permites esa expresión y se la permites a tu hijo, él tomará ejemplo.
  • Para aceptar los sentimientos que provienen de tus hijos, debes aceptar los tuyos también, empieza por no juzgarte a tu misma y será mucho más fácil no hacerlo con tu hijo.
  • Di claramente lo que quieres y lo que necesitas, no hay mejor forma de facilitar el reconocimiento de tus deseos que expresándolos.
  • Aprende a decir no a los demás y a tu hijo. Si no sabes decirle no a él, quizás el tampoco aprenda a expresar sus propias opiniones con los demás.
  • No le cortes si dices algo con lo que no estás de acuerdo, escúchalo y corrige cómo lo ha dicho si lo ha hecho de una forma inapropiada, pero no el contenido.
  • Ponle límites, puesto que un niño con límites es un niño seguro. Si conoce los límites puede utilizarlos el también en su vida y con sus iguales, el también podrá ponerlos con los demás.
  • Permíteles expresar lo que no les gusta pero enseñándoles a hacerlo desde el respeto, puesto que la verdadera educación no consiste en que los niños estén callados y no digan lo que les molesta, si no en decir lo que les desagrada pero sin faltar el respeto a nadie.
  • Es importante que el niño adquiera capacidad de decisión desde un criterio propio, nosotros podremos contribuir a su desarrollo si le permitimos decidir por el mismo cómo solucionar sus problemas, por ejemplo ofreciéndole diferentes alternativas y dejándole a él decidir la que crea más conveniente.
  •  Frente a un problema ayúdale a analizar la situación. Hablen sobre qué ha pasado, cómo se ha sentido y qué cree que se podría hacer para solucionarlo comentando diferentes alternativas.

Cuando leo las recomendaciones, me parecen lógicas, y sin duda muy buenas, pero aquí lo importante es que realmente las hagamos nuestras y que conscientemente las apliquemos en el día con día. L@s que tienen hij@s, ¿cuándo fue la última vez que platicaron con ellos teniendo una escucha activa, atenta, de diálogo y de comprensión? Seguramente en muchas ocasiones les pasa como a mí, que llego corriendo de trabajar, a trabajar un poco más, con estrés y cansancio y le pregunto, ¿cómo te fue?… pero realmente no estoy con la mente al 100% ahí. ¡Moción, mamá!…