Generalmente, los papás queremos que nuestros hijos tengan una formación “integral”, y buscamos que hagan deporte, que aprendan algo artístico, habilidades de liderazgo, autoestima, resolución de problemas… en fin, llegamos a veces sin darnos cuenta a una saturación complicada. Y sin embargo, pocas veces nos ponemos a reflexionar si nosotros hacemos actividades como éstas, enseñándoles con el ejemplo. ¿Tú haces deporte?, o incluso mejor, ¿haces deporte o actividad física con ellos para que sea más divertido aún?

Como muchos de ustedes saben, trabajo en Coca-Cola, y hace poco tuve oportunidad de organizar un taller de actividad física en familia llamado “Keep Moving Workshop”. Fue un reto increíble, porque me llevó a investigar sobre las mejores actividades para hacer ejercicio en familia, todos juntos; además de información sobre los beneficios que conlleva esta práctica a nivel individual y familiar, y por supuesto también a buscar especialistas que nos ayudaran con su experiencia a transmitir ese conocimiento a cientos de familias, de manera que lo pudieran aplicar todos los días. Y puedo decirles que todo el trabajo que implicó, valió muchísimo la pena. Las familias estaban felices, aprendiendo y divirtiéndose juntas, haciendo rallies disfrazados, bailando juntos, practicando yoga o jugando un “Jenga” gigante. En verdad, no hay nada más valioso para nuestros hijos (y para nosotros) que tener esos momentos JUNTOS.

Les quiero compartir algunas de las cosas que aprendí:

  • De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud 2012,  en promedio 80% de las actividades que realizamos no implican gasto calórico (horas frente a la pantalla, el tiempo que pasamos sentados, el transporte inactivo, entre otras).  Comparto con ustedes algunas de las fotos que tomamos sobre esta increíble experiencia.
  • La psicóloga del deporte, Elsa Chincoya, nos sugiere hacer un ejercicio de reflexión y preguntarnos (muy importante ser honestos, eh?):
    1. ¿Cómo quiero estar en cinco años?
    2. ¿Cómo estoy con respecto a cómo quiero estar?
    3. ¿Qué debo hacer diferente de lo que hago para alcanzarlo?
    4. ¿Qué acciones me comprometo a hacer?
  • De acuerdo con la Nutrióloga Carmen Ruiz, un punto importante para llevar una alimentación correcta es que la planeación de las compras y platillos debe ser en función a los integrantes de la familia y el ritmo en el estilo de vida que llevan. Para aquellos que tienen hijos adolescentes, sugirió, deben involucrarlos en la compra y selección de alimentos, pues es un buen momento para reforzar hábitos.
  • También comentó que al igual que la alimentación, la actividad física es fundamental para el crecimiento y desarrollo, así como para el mantenimiento de la salud. Estamos diseñados para estar en movimiento y esto ayuda al desarrollo de habilidades y capacidades, así como a tener una buena salud emocional.
  • El medallista olímpico en Tae Kwon Do, Victor Estrada compartió con los asistentes cómo la práctica del deporte cambió su vida. Desde muy temprana edad, cuenta, empezó a practicar Tae Kwon Do y a los 15 años ya era seleccionado nacional. Siempre le motivó hacer deporte no sólo por el bienestar físico que este conlleva, sino por los beneficios emocionales que también se obtienen.