¿Recuerdan esa canción malísima de Arjona llamada “¿Quién diría”?, aquella en la que enlistaba todo lo opuesto que era a su amor porque ella era caviar y él tortilla… ¡¡jajajajaja!! ¡Una joya! Pues bueno, esa canción ejemplifica perfecto lo diferentes que somos Claudia y yo… y así, tan distintas, nosotras celebramos nuestras diferencias y nos queremos tal cual somos, así es nuestra amistad.

Y ustedes pensarán, ¿y eso a mí qué?… Pues claro que les concierne, porque en este contexto en el que nos hemos vuelto tan intolerantes y soberbios, en donde muchos creen tener la verdad absoluta y etiquetamos negativamente todo lo que no nos gusta porque no piensa como nosotros, vale la pena recordar lo extraordinario que puede ser darte la oportunidad de abrir la mente y sorprenderte con lo divertido que es aprender, escuchar y compartir con una mente que complementa la tuya, que la reta y la enriquece.

Gracias Clau por llegar a mi vida y muchas felicidades por tu nuevo logro. De derecha, de centro o de izquierda; stylish o hippie con o sin chic; con entusiastas de la nutrición y la comunicación a nuestro alrededor… te quiero.