geografía

Geografía no es una carrera muy concurrida. De hecho, sigue existiendo la falsa percepción de que los geógrafos sólo pueden aspirar a ser maestros y sólo sirven para repetir los países y sus capitales. Error, error. De hecho, es una carrera apasionante, y si hubiera más personas estudiándola y especializándose en sus diferentes ramas, tendríamos hoy más profesionales que nos ayudaran a entender mejor este planeta tierra que cada vez nos pone más retos y ante el que estamos tan indefensos, y más si lo enfrentamos con ignorancia y falta de planeación como nos ha pasado en México recientemente.

Pero mi post no es para reivindicar a los geógrafos solamente, sino para resaltar a dos de ellos que me hacen sentir muy feliz de tenerlos cerca. Hoy llegó a visitarnos un amigo de hace años, que tuvimos la suerte de conocer en la Facultad de Filosofía y Letras, cuando empezábamos a estudiar Geografía. Siempre me da mucha alegría verlo porque hemos vivido muchas experiencias juntos y, a pesar de que somos tan diferentes, nos queremos mucho y son justamente esas diferencias las que hacen que nuestra amistad sea tan maravillosa.

Realmente me siento orgullosa de él porque a pesar de haber sido padre muy joven y de tener que empezar a trabajar y dejar la escuela por un tiempo, después decidió no detenerse de nuevo y hoy está terminando una maestría en Geofísica y en breve quizá comenzará un doctorado en la misma materia. Además claro de tener una hermosa hija universitaria, un hijo en secundaria, un negocio y muchas ganas de enamorarse…. aaaaahhh, el amor!!

El otro geografo maravilloso es MI Erick, así con mayúsculas. Es el amor de mi vida, mi amigo del alma, el hombre que para mí cuenta los mejores chistes (aunque sólo a nosotros dos nos den risa). Él hace parecer que la planeación del espacio y los factores socioeconómicos es lo más fácil del mundo, puede hacer de lo complejo algo abstracto para poder analizar, estudiar y tomar decisiones.

En fin, simplemente me dieron ganas de escribir sobre ellos porque creo que son un ejemplo de pasión por la vida, por seguir aprendiendo y haciendo cosas nuevas. Eso me contagian, y espero que a muchas personas más. ¿Para qué más estamos aquí si no es para conocer, aprender, disfrutar, amar y perseguir nuestros sueños?