El cambio es una constante. Todo se modifica, minuto a minuto, día tras día; pero en la velocidad de nuestra rutina, pocas veces nos detenemos a observar. Mi gremlin ya tiene nueve años y sólo hace unos días, una serie de detalles y comportamientos me hicieron detenerme, escuchar… observar. Hoy para ella, en Netflix ya no espacio para Ever After High, Monster High o Gravity Falls… las caricaturas están siendo sustituidas por series con personajes reales como Project MC2. Pero, ¿y eso qué? Pues, ¡ya es pre adolescente!

¡Ah!, eso significa mucho. Más allá de la nostalgia y el lagrimeo que me provocó, implica que, como en la película de Intensamente (Inside Out), la isla del pensamiento mágico de mi gremlin se está cayendo a pedazos. Al preferir personajes reales, está decidiendo entender mejor las emociones de otras personas parecidas a ella, imaginando lo que podría ser, asignando roles de semejanza a sus amigas… está empezando la pre adolescencia.

Lo que ve en los diferentes medios a los que está expuesta, ya no sólo pasa como parte del paisaje. Ahora lo analiza más críticamente y le empieza a generar decenas de preguntas más profundas que antes, y ahora también, le presenta roles, personalidades y esquemas sociales que pueden tener un mayor impacto en ella. Por eso agradezco que la siguiente serie en su lista sea Project MC2, porque presenta niñas inteligentes, valientes, curiosas y con diferentes personalidades que hacen equipo para lograr lo que quieren. Y por eso sé también que debo estar más pendiente de lo que ve y acercarle sutilmente los estímulos adecuados que inspiren su reflexión y aprendizaje.

Por eso, si tienes una hija o hijo de 9 años, además de acompañarte en el sentimiento de que ya no tenemos niños chiquitos (¡buaaaaa!) considera los siguientes tips para padres de un pre adolescente que leí en una página especializada:

  • Dedícale tiempo. Habla con él o ella de sus amigos, sus logros y los retos que deberá enfrentar.
  • Involúcrate en la escuela. Asiste a los eventos escolares; reúnete con sus maestros.
  • Motívalos a tener actividades de grupo.
  • Ayúdalos a desarrollar el sentido de la responsabilidad, asignándoles tareas en casa. Hablen sobre el ahorro y enséñales a no malgastar el dinero.
  • Hablen sobre el respeto hacia los demás. Anímalos a ayudar a las personas necesitadas.
  • Ayúdalos a establecer sus propios objetivos. Anímalos a hablar de las habilidades y destrezas que les gustaría tener y de cómo adquirirlas.
  • Hoy que es pre adolescente, habla con tu hijo sobre los cambios físicos y emocionales normales de la pubertad. Adelántate al siguiente cambio.
  • Anímalos a leer todos los días.

El mundo es muy desafiante, así que mientras más herramientas les des a tus hijos para ser independientes y seguros de sí mismos, más preparados estarán para enfrentarlo de la mejor manera. No dejes de mirarlos a los ojos, de escucharlos con atención, de abrazarlos, de estar cerca… no dejes que pase este momento sin estar presente.