Si tuviera que plasmar en un currículum vitae mi experiencia como madre, yo creo que escribiría algo así:

Tengo 7 años de experiencia como madre de una pequeña que parece gremlin (la mayoría de las veces dulce y tierna, pero como los gremlins, en condiciones inadecuadas, se puede transformar en un ser muy poco agradable). Durante este tiempo he desarrollado importantes habilidades como: dar abrazos reconfortantes; besos que llevan el alma entera; desarrollo de mensajes clave para cualquier batería de preguntas -incluso las más complejas como “¿por qué son pobres, mamá?”-; negociación en situaciones de conflicto y fácil adaptación a situaciones de cambio.

En mi experiencia, los retos nunca han sido los mismos. Cuando era recién nacida tuve que aprender a alimentarla sin dejarla toda “chamagosa” y también a no llorar con ella cuando tenía un cólico por el que no paraba de sufrir. Luego fui experta en gatear por los pasillos y poco a poco también en correr para perseguirla en sus habilidades de exploradora. Incluso, debo decir que mejoró mi tolerancia cuando aparecieron en nuestras vidas personajes horribles como Barney o Barbie (cada quién sus fobias) que a ella la fascinaron y a quienes refunfuñando dimos la bienvenida.

Por otra parte, también me considero una mamá creativa, que junto con un papá fuera de serie, hemos logrado que los reyes magos, el hada de los dientes, el ratón Pérez y otras historias fantásticas, vivan intactas y cada vez con nuevas cambios en la trama que los hagan más interesantes. Es decir, se nos da bien el trabajo de equipo (y se corrobora cada mañana cuando él se encarga de lunch y desayuno, mientras yo peino y visto a la interfecta).

¿Capacidad de respuesta? Absoluta. Estoy alerta, aún estando dormida.

Tengo un estupendo networking que me ayuda a mantenerme informada, activa, a tener una red de soporte, un paño de lágrimas y un espacio de catarsis. ¡Gracias a todas esas mamás que conozco y sigo conociendo! Y aquí incluyo a los abuelos, porque sin ellos no habría manera.

Amo mi trabajo, me considero workaholic porque lo hago 24×7 y no lo quiero dejar jamás.

Logros obtenidos: tengo una niña feliz, empática, creativa y soñadora. La amo profundamente. ¿Se necesita algo más?