Ecoturismo, deportes, relajación, fauna, flora, gente extraordinaria: es el combo que te ofrece Costa Rica. Visité con mi familia este hermoso país, y fue un viaje que disfrutamos muchísimo, así que aquí te van unos consejos si es que tienes planeado hacer una visita próxima a la tierra de la “Pura Vida”:

  • Siempre existirán opciones de acuerdo a tu presupuesto, pero en general, es un país caro para los turistas. Considera esto en tu plan de viaje, sobre todo si viajas con niños. Los tours cuestan entre 50 y 100 dólares por persona, los museos cuestan más del doble para los extranjeros, los hoteles tienen precios bastante elevados (búscalos con anticipación para que tengas mayores alternativas).
  • Hay muchísimos servicios de tours (considera que el turismo es la actividad económica más importante de Costa Rica), así que compara y lee los reviews para decidir. Muchos de ellos te dan la opción de que los niños menores de 12 años no pagan, así que si la opción que estás viendo no te da esa alternativa, busca un poco más en internet y pregunta en el hotel.
  • Seguramente desayunarás gallo pinto, y haces bien. Es muy rico y lo más típico en las mañanas. Pero además, también te recomiendo probar las “chorreadas” (una especie de tortilla de maíz dulce a la que le ponen crema y queso), los “casados” a la hora de la comida y el café.
  • Si viajas con familia, a tu regreso, aprovecha la gran alternativa que brinda el aeropuerto de Costa Rica de tener una fila única para grupos que viajan con niños. Avanza más rápido y todos en la fila te entienden.

FORTUNA (VOLCÁN ARENAL)

  • La ciudad de la Fortuna está más o menos a 4 horas de San José, y es casa del Volcán Arenal. Definitivamente, tienes que ir. El nombre de la ciudad se le dio después de la explosión del volcán en 1968, pues la población que habitaba de ese lado del volcán, tuvo la fortuna de que la explosión impactara el lado opuesto y esa gente sobreviviera. Cuentan los locales que, antes de la erupción, no sabían que era un volcán, pues su apariencia es la de una montaña normal… fue una triste manera de descubrirlo.
  • Una caminata guiada al volcán es muy disfrutable. Nosotros fuimos con un guía tico-francés llamado Pierre, que era biólogo, así que los detalles que nos pudo compartir de la flora y la fauna del Arenal fueron de lo más interesante del viaje. Aprendimos sobre las hormigas que viven 56 días y trabajan toda su vida con descansos de sólo 8 minutos dos veces al día (porque Godínez)… excavan nidos de 56 metros de profundidad para que viva la comunidad y esté protegida la hormiga reina. Vimos tucanes, plantas de café, de piña, aves de muchos colores, tucanes…
  • Nosotros nos hospedamos en unas cabañas que se llaman “Arenal Green”. El lugar es realmente muy bonito, súper tranquilo, la gente que lo atiende es tan amable y sencilla que te hace sentir que llegaste con tu familia.
  • Otro punto a visitar que no pude faltar en tu itinerario son las aguas termales. Es como un balneario, pero más coqueto (Tepetongo con upgrade, jajajajajaj!!). Hay varias opciones para elegir, pero nosotros fuimos a Baldí y fue ma-ra-vi-llo-so. Hay múltiples albercas con diferentes temperaturas y ambientes, un spa gigante, espacios sólo para niños y otros exclusivos para adultos, un restaurante gigantesco para cuando el hambre ataque, y ahí puedes rentar las toallas que necesites.
  • Rentar auto es lo mejor, pues así puedes recorrer más, ir a tu tiempo y con toda libertad (sólo recuerda revisar que en todos los hoteles a los vayas haya estacionamiento gratuito). Costa Rica es un país pequeño, pero las distancias no son tan cortas cuando tus días de vacaciones son limitados (nosotros fuimos sólo una semana).
Costa Rica, La Fortuna
Volcan El Arenal

MANUEL ANTONIO Y PARRITA

  • Manuel Antonio es un pueblito cuyo máximo atractivo es el Parque Nacional Manuel Antonio. Es un sitio súper turístico, por lo que te recomiendo llegar temprano para evitar tumultos y disfrutar mejor la caminata.
  • Es un parque pequeño, pero con una biodiversidad extraordinaria, pues en unos cuantos kilómetros puedes observar decenas de monos, mapaches, iguanas, tapires y uno que otro perezoso en la lejanía (estos son los más difíciles de ver por la altura, pero los guías siempre llevan telescopios y te ayudan a encontrarlos. Si no quieres contratar guía, es muy recomendable llevar binoculares y/o una cámara con un excelente zoom).
Vista desde arriba
Parque Nacional Manuel Antonio
  • Vas a sentirte acosado por la cantidad de personas que llegan a ofrecer sus servicios de guía con un discursos que parecen muy convincentes. Al principio te piden 20 dólares por persona, luego 15 y finalmente podrían bajar hasta 10…. la verdad, puede ser prescindible si cumples tres cosas: llevar binoculares, una cámara con buen zoom y haber estudiado previamente lo que hay en el lugar.
Mono Capuchino
  • Los monos y los mapaches están a un costado de la playa, así que los verás hasta el final del recorrido, pero los verás mucho porque no tienen el menor temor de estar cerca y de acercarse para que les des comida o para querer llevarse las cosas que les llamen la atención, así que ten cuidado porque son muy tiernos y divertidos, pero también muy astutos. No olvides respetar y no tocarlos o molestarlos.
  • No hay estacionamiento ahí, así que tendrás que buscar en las opciones cercanas. Hay muchísimos hombres ofreciendo espacio y todos cobran en promedio 3 mil colones. Nosotros nos quedamos en el más cercano al lugar, que está justo detrás de la caja para comprar los boletos (como 200 metros antes de la entrada del parque).
  • En cuanto al hotel, decidimos no quedarnos en uno de Manuel Antonio porque no están tan cerca del mar, y además, la ciudad tampoco es tan linda como para recorrerla. Nos quedamos en una población que se llama Parrita, en un hotel sobre la Playa Palo Seco. No hay prácticamente nada alrededor, es zona rural y a todo tienes que ir en auto o en bici, pero es el mejor espacio para estar en la playa tranquilamente, disfrutar de un atardecer espectacular y, si te gusta correr, no hay espacio mejor. El hotel es muy pequeño, básico, pero lindo y con una súper atención: Cocomar. Sólo dos advertencias: si vas con niños, asegúrate de pedir que tu habitación no esté junto a la de una pareja enamorada… ¿adivinas por qué? ¡no me dejaban dormir! Afortunadamente, mi gremlin es como oso hibernando y jamás se despertó, pero nooooo, no es bonito. Y advertencia dos: las iguanas viven muy felices ahí, así que seguramente se acercarán a ti en el desayuno… no pasa nada, pero si te dan fobia, mejor no pruebes esta opción.

MARINA PEZ VELA, QUEPOS

Muy cerca de Parrita y de Manuel Antonio, está la Marina Pez Vela. Es un lugar muy lindo para:

  • Tomar un tour en un catamarán y ver delfines, hacer snorkel, aventarte de toboganes y tomar el sol durante el recorrido.
  • Ver el atardecer desde el puerto.
  • Recorrer el pequeño centro comercial y comer un helado, tomar un café o cenar en alguno de sus restaurantes.
  • Hay una tienda con ropa hecha de fibras naturales con unos diseños muy padres. Lindos recuerdos de Costa Rica, aunque algo caros.

SAN JOSÉ

  • La capital es para darle un día y visitar el Museo de Jade, el Museo Nacional y el Teatro Nacional… fuera de eso, no hay tanto para disfrutar como en el resto de las opciones que ofrece Costa Rica.

Espero que les sirvan estas recomendaciones y que se decidan a vivir la ¡pura vida!