Browsing CategoryMujeres

Estoy leyendo con mi hija un libro hermoso: “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”. Todos los días leemos una o dos historias de mujeres que consiguieron logros extraordinarios, aún cuando tenían condiciones muy difíciles para triunfar. Es un libro con el que sueñas, reflexionas, criticas, admiras… pero sobre todo, te lleva a decir: yo puedo, y lo voy a lograr. Este libro de editorial Planeta, además, pudo realizarse gracias al crowdfunding, pues miles de personas creyeron en la idea, la apoyaron, y gracias a eso las autoras reunieron más de 1 millón de dólares que se reflejaron en ilustraciones…

Sueños, propósitos, objetivos… ya no los pudo cumplir. Vi esta fotografía y lloré de rabia e impotencia porque los feminicidios en México suceden impunes, porque personas sin criterio pueden acabar con la vida de una mujer, sólo por el hecho de serlo, y lo hacen con saña, porque es su manera de sentirse fuertes y evitar pensar que son disminuidos mentales, porque son parias sociales, porque crecieron enfermos. En nuestro país, 5 mujeres mueren al día, y las que no, viven los efectos de una cultura aún machista, que pone etiquetas y que objetiviza. Por eso todos y todas debemos…

Ya lo he dicho antes. El Día Internacional de la Mujer es una fecha que me causa mucho conflicto. Por una parte, están las felicitaciones que me retuercen el hígado. Por favor, no es el día de San Valentín, ni el día de las madres, ni nada por el estilo, es una conmemoración que tiene como objetivo impulsar la reflexión y la acción sobre un tema inconcluso: la equidad de género. Y por otra parte, también encuentro datos históricos, artículos, editoriales e investigaciones que son sumamente valiosos para motivar el análisis, tanto de hombres como de mujeres. Es fundamental el…

“¡Con esta chamarra me siento poderosa, mamá!”, me decía enfática y orgullosa mi gremlin mientras me mostraba su chamarra nueva de la Mujer Maravilla. Le compramos la chamarra un día después de la mega marcha de mujeres en Estados Unidos, y sin tener nada en común un evento con el otro, y con las enormes proporciones que hay entre las dos situaciones, para mí fue absolutamente reflexivo porque yo quiero que mi hija se sienta poderosa siempre, con o sin chamarra. Que vaya por la vida con la frente en alto y segura de que no hay nada que no…

Estaba regresando a casa con mi gremlin después del paseo vespertino con nuestra perrita. Caminando, riendo, y de repente, se acercó a nosotras una mujer para preguntarme si tenía trabajo para darle… le dije, no, lo siento. Y algo debió ver en mi cara que tomó el valor de hablar un poco más: “es que estoy buscando algo de trabajo, pero no encuentro. Los que hay pagan a la quincena y yo necesito dinero para que coman mis hijos hoy y para pagar el gas. Porque yo hago tortillas, sabe, no soy floja, pero me quedé sin gas…”. Me sentí…