El abuso infantil es un tema que me aterra. Todos los días trato de prepararme un poco mejor para ser mamá y dar a mi hija la mejor educación que puedo, pero siempre hay algún nuevo reto que aparece y para el que no estaba preparada, o al menos no lo suficiente.

Siempre hablo con mi pequeña gremlin de lo importante que es cuidar su cuerpo y de que nadie, absolutamente nadie, tiene derecho a lastimarla o a tocarla si ella no quiere. Pero me di cuenta que el abuso (físico o emocional) no es un tema del que pueda hablar sólo por lo que me dice mi lógica y mi intuición, debía documentarme más. Y es que el hecho es que no podemos estar siempre con nuestros hijos, así que tenemos que enseñarlos a defenderse solos y a detectar cuando alguien quiere hacerles daño. Y, por favor recuerda que todos los niños están vulnerables, no importa el nivel socioeconómico, la escuela… siempre hay un riesgo, así que no te confíes. ¿Suena catastrofista?:

  • 25% de los niños sufren algún tipo de abuso
  • 1 de cada 4 es abusado antes de llegar a la adolescencia
  • 1 de cada 5 familias está envuelta en alguna clase de abuso
  • 80% de los casos de abuso sexual es cometido por un conocido, en muchos casos de la misma familia

Por eso quiero compartir hoy con ustedes lo que aprendí. ¿Qué podemos hacer para brindarles herramientas de defensa a nuestr@s niñ@s?

  • Autoestima. Es básicamente el amor de los padres lo que promueve la autoestima positiva del niño, quien al sentirse apreciado, irá a su vez desarrollando la capacidad de protegerse a sí mismo.
  • Cuerpo y partes íntimas. Los padres debemos enseñar a los niños que nadie tiene derecho a tocar su cuerpo si él no quiere. De debe enseñar a los niños que las partes íntimas o genitales deben ser cuidadas y no se deben exhibir ni dejar que las toquen, porque son muy delicadas y privadas. Es importante considerar educación sexual, correspondiente a su edad, dando la información suficiente de acuerdo a sus dudas, no más allá para no generarles ansiedad.
  • Comunicación y silencio. Es fundamental la comunicación de los deseos, sentimientos, ideas y opiniones de todos en la familia, aunque luego se discutan, analicen y se establezcan acuerdos y límites.
  • Caricias y contactos. Enséñales que ningún niño está obligado a aceptar caricias, besos, abrazos u otro tipo de contactos físicos cuando no le agradan.
  • Enséñales a no aceptar obsequios o propuestas de desconocidos, aunque parezcan placenteros. Tampoco de gente conocida cuando sientan que algo no está bien, o los confunde.
  • Secretos. Uno de los modos de enseñarles a los niños cuándo se debe contar un secreto es estableciendo una diferencia entre buenos y malos secretos: los buenos tienen que ver con cosas lindas y divertidas, que pueden contarse sin temor después de un tiempo, mientras que los malos estarían encubriendo cosas que dan miedo y culpa.
  • Miedo y culpa. Enseña a los niños que cuando son amenazados física o emocionalmente, nunca es su culpa, y que para terminar esa situación deben pedir ayuda a las personas adecuadas, aunque tengan miedo.

Finalmente, ¿recuerdan aquél viejo comercial de “Di no. Vete de ahí y cuéntaselo a quien más confianza del tengas“? Pues es perfectamente aplicable. Enséñales a decir NO, con firmeza y con seguridad.

Fuentes:

Diner, Mónica. “La autoprotección infantil. Cómo lograr que los niños aprendan a protegerse”, colección Guía Breve para la niñez. Editorial Formación Alcalá. Enero 2012.

Estuve buscando también videos, y no encontré mucho, pero este no está tan malo, aunque sí muy viejo: http://youtu.be/SMA-uIw1Uak