Es un libro para niños que vale la pena. Narra la historia de cómo la madre naturaleza, cuando estaba poniendo color al mundo, olvidó a las aves y tuvo que mandar una comisión especial de monos a ayudarlas y a ponerles color, picos, plumas y patas diferentes, a elección de cada una. Una de ellas se perdió y llegó tarde, así que sólo le quedó el color café, pero afortunadamente, también una pequeña gota dorada muy especial que le dio el don del canto. Quizá no era el ave más bonita, pero sí tenía un talento muy especial. Al final, es una historia breve que te ayuda a compartir con tus hijos que todos tenemos un talento especial que nos hace únicos y diferentes. Se los recomiendo. 😀